Una guía para las cuevas de Rosh HaNikra en Israel – VIAJE RELAJADO

Estación del valle del teleférico

A medida que desciende a la estación base y las cuevas marinas, puede notar que el área debajo de usted no parece completamente natural.

Y tendrás razón.

Nos dimos cuenta casi de inmediato de que había algo mal en el lugar al que estábamos a punto de ingresar durante los siguientes minutos.

Parecía más artificial y artificial de lo que esperábamos.

Túnel ferroviario de Rosh HaNikra

Pero la explicación esta vez fue sencilla, aunque tenemos que retroceder en el tiempo para entender por qué la zona tiene el aspecto que tiene hoy.

En la actualidad, la línea ferroviaria costera de Israel recorre la costa mediterránea y conecta el norte y el sur.

Va desde Ashkelon, cerca de Gaza, hasta Nahariya, que, como ya sabemos, está a pocos kilómetros de Rosh HaNikra.

Pero Nahariya no siempre fue el término del Noroeste.

Durante la Segunda Guerra Mundial, las tropas del Mandato Británico de Nueva Zelanda y Sudáfrica extendieron la línea hasta Beirut y Trípoli en el Líbano.

Su objetivo a largo plazo era conectar Europa con África por tren, por lo que tuvieron que cavar los túneles a través de estas rocas.

Sin embargo, después del final de la Segunda Guerra Mundial, estalló otra guerra, esta vez local. En 1948, una de las consecuencias de la guerra árabe-israelí fue que los túneles que conectaban estos dos países fueron bloqueados y la línea fue despojada de sus vías.

Hoy, uno de los túneles sirve como vía de acceso, mientras que el otro túnel se ha convertido en un pequeño teatro donde se proyecta un espectáculo cinematográfico y audiovisual.

cuevas

Si bien la historia del ferrocarril es bastante fascinante, la principal razón para visitar Rosh HaNikra son las grutas.

Es el lugar donde se encuentran las fuerzas de las montañas inamovibles y el mar imparable. Y también algunos terremotos y movimientos de lecho rocoso.

En serio, caminar por las cuevas de Rosh HaNikra y ver las olas chocar contra las paredes es una experiencia increíble.

Junto con la lluvia, el viento, el sol y el tiempo, la fuerza constante de las olas ha esculpido estas formaciones rocosas durante milenios.

Mientras caminábamos por las cuevas marinas nos dimos cuenta de que no solo era divertido sino también una experiencia única.

¿Con qué frecuencia tienes la oportunidad de caminar por las cuevas llenas de aguas turquesas mientras observas las olas rompiendo creando salpicaduras y ecos?

El camino a través de las cuevas de Rosh HaNikras tiene solo 200 metros de largo. Por lo tanto, es muy fácil y adecuado para todas las edades y habilidades.

Lo único que estaba un poco fuera de lugar era un (pequeño) parche de basura flotando en la cueva.

Y no solo las habituales algas y madera, sino también botellas y bolsas de plástico.

Cuando vemos cosas como esta, siempre pensamos si podemos hacer algo mejor, como usar menos plástico.

Por cierto, tenga cuidado con sus pasos ya que algunas partes del camino pueden ser resbaladizas.

Algunas partes de Rosh HaNikra son accesibles para sillas de ruedas (teleférico, cine y una pequeña sección del camino en las grutas).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *